BIFM

#BOTXERS: Patrizia Vitelli (Foodiario)

Patrizia Vitelli, Foodiario // Iker Arana
Termina 2022 con un programa en la tele, 115.000 seguidores en Insta, una exitosa web de cocina saludable, cuatro libros de recetas y una empresa de tours turísticos que va a toda mecha, como ella, siempre a tope, siempre sonriente, siempre acertada. ¡Menudo añito, Patri! ¿Quieres conocerla mejor?

2022 ha sido su año, sin duda. Si alguien se lo hubiera dicho un par de años atrás, cuando el foodie aquel de Wujan se zampó el pangolín, el murciélago o vaya usted a saber qué (inserte aquí su teoría) y se lió la que se lió, ella se habría reído, seguro, dado que es una de las cosas que mejor se le dan a Patrizia Vitelli junto con eso de la cocina, pretexto (ella lo llama «hobby») que le ha valido para tener una web de «recetas saludables» (www.foodiario.com), cuatro libros publicados (en formato ebook), una cuenta de Instagram con 115.000 seguidores (@foodiario) y hasta un programa de televisión (Txoriene, junto a Zigor Iturrieta, en ETB).

Así que, decíamos, Patri termina el año por todo lo alto, como exitosa cocinera, influencer y presentadora, a pesar de que, no hace tanto, el coronavirus echaba por tierra los planes de esta Graduada en Liderazgo, Emprendizaje e Innovación y profesora de yoga cuyo «verdadero» trabajo (al menos, hasta ese momento) era el de guía turístico-gastronómica (en www.bilbaofoodtours.com).

Así que lo que para otras hubiera significado quedarse en casa lamentándose y horneando bizcochos para simple autoconsumo, para ella fue una oportunidad, la de explotar sus habilidades culinarias y comunicativas hasta convertirse en la Foodiario que hoy conocemos, la que lo mismo lo peta en las redes con un pintxo de puerro que con alguno de sus viajes junto a Denis, su novio, o cediendo el protagonismo a Juani, su amama, en alguna de sus visitas a Mondragón, su pueblo.

Y es que sí, quizá no lo sepas, pero Patrizia, tan maja como parece, ¡es giputxi! Paradojas de la vida (es bromi, claro).

Afincada en Getxo desde 2016, esta «txuri-urdin chaquetera», como ella misma se define, es ya no solo uno de nuestros rostros más molones y populares, sino una #Botxer en toda regla, amante tanto del buen comer de puertas para adentro, como conocedora de muchos de los «places to be» en Bilbao y alrededores. Que por algo es guía, recuerda… un curro que, confiesa, va a tener que empezar a delegar en otras personas porque ella sola no llega a todo. ¡Y es que el Botxo, como Patrizia, está muy a tope!

La hora del té // Iker Arana

Quedamos para desayunar en Cokoon Café (C/ Iparraguirre, 5), disfrutamos de sus ricos cafés, infusiones, pasteles y cookies… y allí conocemos un poco mejor a Patrizia Vitelli AKA Foodiario. ¿Te unes? Pues hazte sitio… y apunta, apunta.

UN RESTAURANTE

Siempre recomiendo el Bascook (C/ Barroeta Aldamar, 8), lo tiene todo.

UN PLATO

Pizza, haciendo honor a mi apellido. La pizza es siempre un sí rotundo.

UN BAR

Bikale (C/ Los Puentes, 6), en Romo. Tremendas tablas de queso y buena tortilla de patata.

UN PINTXO

Las croquetas de idiazabal del Itxasbide (Muelle de Ereaga, 20) en el puerto viejo de Algorta.

UNA TIENDA DE ROPA

¿Vale Mercules, en Getxo (Avda. Neguri, 9)? Son bolsos, pero estoy obsesionada con ellos y son de la tierra, además. Me encantan. Si es de ropa como tal, American Vintage (C/ Marqués del Puerto, 8).

ÚLTIMO CONCIERTO

Rosalía y no en el BEC, sino en París.

Té con cookies en Cokoon // Iker Arana

EN TUS PLAYLISTS NO FALTAN TEMAS DE…

Blondie, The Doors y Ojete Calor. Una, que es muy ecléctica. También he empezado a escuchar mucho rap últimamente.

UN RINCÓN DE BILBAO O ALREDEDORES

El paseo de La Galea, empezando desde Arrigunaga hasta Sope: maravilloso.

QUÉ ECHAS EN FALTA EN BILBAO DE OTRAS CIUDADES

A mi amama Juani, que ojalá viviese aquí.

UNA RECOMENDACIÓN PARA ALMA BOTXERA

La burger de vaca con idiazabal del Black Label (C/ Bidebarrieta, 6) y los cinammon rolls del Charamel (C/ Jardines, 2, en el Casco Viejo, y ahora también en Alameda de Rekalde, 20)


BIFM

¿Te gusta Alma Botxera?

Sígueme!