BIFM

En Ardi Beltz Taberna tu boca va a estallar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Bokata de Ardi Beltz Taberna (Bilbao) // Alma Botxera
El «Triángulo» del Casco Viejo tiene un nuevo vecino, en el local anteriormente habitado por el Cantábrico y el Kukusoak. Una apuesta por «el rock and roll y el papeo», con bien de eusko-american label

Quien haya pasado el verano en Bilbao, y más concretamente por el Casco Viejo, se habrá topado con numerosos grupos de turistas dejándose guiar y conociendo la muralla de la calle Ronda y la singularidad de los cantones que atraviesan las Siete Calles.

Los más “turismofóbicos” no les habrán echado en falta, pero a mí me ha alegrado verlos de nuevo recorriendo nuestras calles después de este parón pandémico. Y esto a pesar de que también haya influido en uno de los problemas que ha asolado nuestras calles. Y no, no hablo de la delincuencia que se ha ido localizando en la popular Somera, que también, sino de lo complicado de conseguir una mesa para tomarse un trago.

BIFM

Lo del tirón del Baster y lo complicado que es hacerse con un sitio en su terraza para disfrutar de sus vermuts es de sobra conocido. Es vox populi el mal de fario que trae no aprovechar cuando una de sus mesas está libre. No volverás a encontrarla así por al menos una década. En estos tiempos hemos tenido que potear donde hemos podido, y no donde hemos querido. He visto terrazas a rebosar en bares donde no me atrevería a comer tan siquiera una inofensiva gilda.

En estas búsquedas de terrazas imposibles, nos hemos topado con auténticas trampas donde menos podíamos esperarlo. No pude creerme que el histórico Víctor Montes no fuera capaz de montar un pintxo de ensaladilla de puerro en condiciones, pero me sorprendió menos tener que dejar un pintxo a medias en el Gallo Negro de la calle El Perro. Pobres turistas, con lo que cuesta atraerlos, como para que los maltratemos con estos atentados a la gastronomía. Qué no se encontrarán, cuántos desengaños por caer donde no debían.

Pero no todas las pesquisas fueron en balde. Tuve un gran descubrimiento, una revelación mariana cuando me acerqué por el triángulo de Barrenka, el que forman las calles La Torre, Barrenkale y Barrenkale Barrena. Allá donde se juega a la rana del Ormaetxe, y se encuentran el Zazpi-Bide y Bizitza hay un local que empecé conociendo como el Cantábrico en mis primeras salidas adolescentes. Después pasó a llamarse Kukusoak y, desde hace algunos meses, responde al nombre de Ardi Beltz Taberna.

El «Triángulo» tiene novedades // Alma Botxera
Nos hemos vuelto unos terraceros, eh… // Alma Botxera

Capitanean la nave Lander Bizkaia y Adam del Bado…[leer con voz de Troy McClure]  a quien tal vez conoceréis por la hamburguesería Tipula y el restaurante Zurima. Disfrute 100% garantizado: In eusko-american label we trust.

La filosofía de Ardi Beltz la tienen tatuada a fuego: “nacemos para transportarte a una época en la que el Casco Viejo despertaba a la ciudad a través del ocio nocturno y el rock and roll y constituía el núcleo de unión de todo tipo de gente.” Lo dejan claro con uno de los cuadros que cuelgan de sus paredes. En él puede leerse: “Dejad que los niños se acerquen a Eskorbuto”.

Rock & Roll & Papeo // Alma Botxera

Esta oveja negra obedece al mantra Rock and Roll & Papeo y en lo segundo es en lo que queremos profundizar. En mis tres visitas he podido probar varias de las raciones y pintxos que Adam prepara al momento.

Estoy convencido que no puede haber primera visita sin probar Talo-Txerri de costilla ahumada, manitas y salsa bizkaina (3,50 €). Se dice que no hay segunda oportunidad para causar una buena primera impresión, ¿verdad? Pues éste es el pintxo que te hará confiar en este local.

Talo-txerri de Ardi Beltz Taberna // Alma Botxera

En nuestra segunda visita probamos las albóndigas de amama: con su particular salsa y trufa, queso trufado y una buena cama de patatas fritas (6 €). En esta ocasión coincidimos con Adam en la terraza, sale a la calle con su delantal y su particular gorra. Aprovechamos para saludarle después de tanto tiempo y comentar la actualidad. Nos revela que los talos los hace con harina de maíz de Gamiz, del último molino de río que queda en Bizkaia.

Ay, ama: las albóndigas de amama // Alma Botxera

Razón de sobra para acercarnos una tercera vez con intención de zambullirnos de lleno en el resto de la carta y así poder compartir con vosotros lo que allí podréis encontrar. Trabajo de investigación duro, pero alguien tiene que hacerlo.

Pedimos los dos talos que nos quedaban por probar:

  • Chorizo: Choricitos al txakoli, burrata y mayonesa verde.
  • Morcilla: Morcilla, chimichurri de pimientos asados caseros y huevo frito de cordorniz.
Talos de Ardi Beltz Taberna // Alma Botxera

Por si fuera poco, me arranco con algo que no suelo pedir nunca, pero es que esta vez todo me parece apetecible. Hablo de la Penka rellena de raclette y cecina y jugo de sus verdes (3 €). ¿Rebañando cazuelita de barro? Confirmamos.

Rebañación, el antes // Alma Botxera

Otra de mis recomendaciones en Ardi Beltz son las alitas deshuesadas de pollo, con foie y demi-glace de sus carcasas (5 €). Tiernas por dentro, crujientitas por fuera, untuosas, todo un caramelito en el que untar pan a mansalva. Caballo ganador.

Alitas con foie de Ardi Beltz Taberna // Alma Botxera

Los M.C.D. cantaban aquello de «En Barrenkalle tu cabeza va a estallar» y con ello se ganan el homenaje de Ardi Beltz en forma de bokata MCD (5 €), un emparedado de bacon crujiente de Arbizu (Nafarroa), queso havarti, mermelada de tomate, aguacate, huevo frito y lechuga. Allá donde «unas veces salías a ostias y otras por pies» hoy te comerás un bocata de aupaelerandio... y muy punki.

Rematamos nuestra tesis con un postreshito y nos inclinamos por la Goxua Ardibeltz, un bizcocho de chocolate marinado en crema de orujo, crema pastelera y galleta de chocolate blanco y fresa.

No tan dulce como su nombre // Alma Botxera

Da lo mismo si eres más de cerveza o kalimotxo, la cosa es que te guste el buen papeo y no no que te la metan doblada por las Siete Calles. Aquí tienes un garito donde ponerte a tono con un ambientazo del copón. Las raciones tienen precios más que accesibles y su carta se completa con rabas, hamburguesas y los bokatas Mr. Pentland y el Antxon por cinco euskos.

Zorte on… ¡y a seguir jugando al juego de las sillas!


ARDI BELTZ TABERNA

Barrenkale Barrena 18, Casco Viejo (Bilbao)

¿Te gusta Alma Botxera?

Sígueme!