BIFM

Tartar de tomate con rillette de atún

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Tartar de tomate con rillette de atún // Alma Botxera

¡Hola, Botxers!

Cuando comencé esta colaboración en Alma Botxera, estuvimos comentando sobre hacer recetas con productos de temporada o acordes, por ejemplo, a la estación del año o al tiempo que hiciera en cada momento. Y, sinceramente, si esta segunda receta hubiera llegado hace solo unas semanas, tendría que haberos hecho unas alubias con sus sacramentos porque, ¡vaya veranito!

Sin embargo, como el sol y el calor decidieron, finalmente, hacer acto de presencia, hoy os traigo una receta fresquita que, la verdad, hacía mucho tiempo que no hacía y está la mar de buena. Y, por supuesto, como todo en esta sección, es muy muy facilita.

Hoy hacemos un tartar de tomate con rillette de atún.

Que diréis: «¿Con ri-qué?» En realidad, una rillette es como una especie de paté pero como menos triturado, vamos, que se nota lo que lleva dentro.

Dice la Wikipedia que «la rillette es un plato de charcutería francés consistente en una especie de paté blando y hebroso que se hace con carne desmenuzada (generalmente de cerdo, aunque también pato, conejo, oca o incluso de caza o pescado como salmón) cocida en su propia grasa y condimentada».

Realmente no sé cómo de correcto es llamar «rillette» a nuestro plato de hoy, pero así lo conocí yo cuando lo hice por primera vez después de leer varias recetas por aquí y por allá y así os lo cuento hoy.

Venga, ¡al lío! // Ane Aranburu

TARTAR DE TOMATE CON RILLETTE DE ATÚN

Ingredientes

  • 1 tomate
  • ¼ cebolleta
  • 2 cucharaditas de salsa de soja
  • 1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra
  • 52 g de atún claro en aceite de oliva (1 lata)
  • 30 g de queso crema
  • 1 cucharadita de mostaza de Dijon
  • 1 puñado pequeño de cebollino (como unos 10 tallitos más o menos)
  • 3 piparras
  • Sal (si fuera necesaria, yo al final no se la he echado)
  • Semillas de sésamo
  • Un aro de 8 centímetros de diámetro y 4 de altura

Preparación

Pelamos y lavamos el tomate y le quitamos pepitas y pulpa. Lo cortamos en cuadraditos pequeños y lo dejamos encima, por ejemplo, de un colador, para que vaya soltando el líquido que pudiera tener.

Colamos el tomate para nuestro tartar // Ane Aranburu

Picamos la cebolleta y reservamos.

Pasados unos minutitos, echamos el tomate en un plato, bol o lo que tengáis a mano. Lo juntamos con la cebolleta y añadimos salsa de soja y el aceite. Si no sois amigos de la soja, podéis aliñarlo sin más, con un poquito de aceite, vinagre y sal. Queda igual de rico, pero más parecido a una ensalada normal y corriente.

Con soja, mejor // Ane Aranburu

Lo tenemos unos minutos así, con la soja, y después, antes de emplatar, lo he pasado, como al principio, por el colador para que no tuviera tanto líquido.

Por otro lado, escurrimos bien el atún y, en otro plato, lo juntamos con la mostaza, el queso crema, el cebollino picado (y previamente lavado) y un par de piparras picadas (para darle ese toque un poco de aquí). Mezclamos bien hasta que quede, más o menos, como una masa homogénea.

Mezclamos el resto… // Ane Aranburu
Que quede una masa homogénea // Ane Aranburu

Para emplatar, utilizaremos un aro de 8 cm de diámetro. Si no tenéis, podéis hacerlo sin aro. Simplemente quedará sin la forma redondita pero estará igual de bueno 😊.

Pasar por el aro: bien // Ane Aranburu

Y aquí, al emplatar un poco al gusto. Yo he puesto primero el tomate y encima el atún. Con el tomate abajo yo creo queda mejor, sobre todo si hay más cantidad de tomate que de la crema de atún.

Lo hagáis como lo hagáis debéis presionar bien con una cucharita para que quede compacto y al sacar el aro después, no se os desmonte. Que, por cierto, como mi tomate era bastante grande, me ha sobrado un pelín de atún. Llegados a este punto, lo que sobra te lo comes a cucharadas y tan contentos 😉.

Cuestión de capas // Ane Aranburu

Por último, para decorar, por encima he puesto unas semillas de sésamo negro y una piparra. También podríais poner cebollino o podéis echar, por ejemplo, otro tipo de semillas o incluso algún sucedáneo de caviar que encontraréis en cualquier supermercado.

¡Tachán! // Ane Aranburu

Y ya tenéis preparado un superplato fresquito, veraniego y muy fácil.

Espero que os haya gustado, botxers. Nos vemos en la próxima entrega de «Recetas Fáciles».

¿Te gusta Alma Botxera?

Sígueme!