Casa Jäger en Bilbao: agur aita, agur ama.

Admitámoslo, en nuestra tierna adolescencia hemos fantaseado en aprovechar la codiciosa marcha del hogar por parte de nuestros aitas para montarnos nuestra propia ‘Aste Nagusia’ en casa. «Adiós papá, adiós