¡La espuela y pa’ casa!

“¿Tomamos la espuela y pa’ casa? Frase que forma parte del manual de cualquier txikitero que se precie. Los poteos se alargan y alargan, pero siempre hay tiempo para tomar ‘la espuela’, la última.

Dar vida a Alma Botxera durante más de cinco años ha sido un proyecto ilusionante que me ha dado mucho más de lo imaginado. Sin ser periodista, ni fotógrafo, diseñador gráfico o gurú del marketing… y mucho menos crítico gastronómico conseguí que este blog tuviera una repercusión notable, al menos a nivel local.  Quiero pensar que un contenido atractivo, vuestro voraz apetito y el orgullo botxero hicieron el resto para que mi voz se dejase oír. Ha sido mi manera de dar apoyo a la buena mesa, al pequeño comercio y comerciante, al joven emprendedor.

Juntos nos hemos puesto ‘potolos’ mientras aprendíamos de quesos, cervezas y algunas de las últimas gastro-tendencias… Descubriendo nuevos restaurantes y reivindicado otros que ya estaban aquí y también merecían la pena. Nos hemos pateado Bilbao, cruzado la ría y descubierto otros barrios a los que pocos tenían en cuenta, los hemos visto crecer y ponerse un poco más guapos. Nos hemos ido de festivales, aunque también a salas. No, no lo hemos pasado nada mal.

Sin embargo, hace demasiado tiempo que ronda en mi cabeza la idea de decirle ‘agur’ a esta criatura, ésa que ha devorado horas y más horas de mi tiempo (254 artículos). Sentarme a escribir y compartir mesa me supone ahora un esfuerzo sobrehumano, antes no. Algo ha cambiado en quien teclea al otro lado de la pantalla. He perdido la motivación y con ello la creatividad también se ve afectada.

Sinsorgada o no, he tomado la decisión de abrir un paréntesis por un tiempo indefinido. Por el momento no habrá nuevos artículos, aunque seguiré presente en las redes sociales para saciar mi apetito. Mi faceta foodie seguirá ahí porque no la puedo reprimir, pero en estos momentos quiero centrar todas mis energías en otros proyectos y dejar Alma Botxera en un segundo plano.

No quisiera cerrar esta etapa sin antes agradecer a todos y cada uno de los botxers que habéis seguido Alma Botxera desde el principio y los que habéis ido llegando a lo largo del tiempo. Sin vuestra participación, comentarios y aportaciones esto habría sido de lo más aburrido, no habría tenido sentido. Aunque todo fue más divertido mientras se mantenía el misterio, era inevitable que a algunos os desvirtualizara. Por Alma Botxera, hoy conozco a mucha gente interesante más que hace un lustro. Gracias también a todos los que, de una u otra forma, habéis colaborado con Alma Botxera y mil perdones a quien lo intentó, pero no pudo ser.

ESKERRIK ASKO BOTXERS… ¡nos vemos en los bares!

terraceo alma botxera