Restaurante De Santa Rosalía: homenaje al wagyu.

Aunque no os lo creáis sigue habiendo restaurantes por los que todavía no he tenido la oportunidad de pasar. Uno de ellos era el Restaurante De Santa Rosalia del que había oído hablar maravillas de la particular carne que allí despachan.  La semana pasada tuve lo oportunidad de acercarme y probar aquello que me prometían.

de santa rosalia

El restaurante se encuentra en el número 8 de la calle Diputación, zona peatonal y rodeada de bares en los que tomar buenos caldos y algún que otro pintxo. Aunque dispone de una amplia terraza cubierta optamos por una mesa para dos en su interior. Me contaban que habían sufrido una reforma integral y ahora tiene barra de bar. He tenido suerte, me ha tocado sentarme en un banco mullido y tapizado en piel.

interiores_de_santa_rosalia

Si por algún motivo es peculiar De Santa Rosalía es por su famosa carne de wagyu. Sin entrar en demasiados detalles técnicos y particularidades genéticas, el wagyu es una raza de vacuno originaria de Japón y su carne es muy apreciada por su calidad. En su día Patxi Garmendi se trajo varios ejemplares desde tierras niponas para conseguir unos bueyes wagyu de lo más puro. Ahora los cría en la Finca Santa Rosalía de Vizmalo (Burgos).

Para quienes sigan confundiéndola con la famosa carne de Kobe recomiendo leer el artículo de La Mejor Chuleta de Bilbao. De forma similar a aquellos bueyes, éstos de wagyus de De Santa Rosalía viven mejor que algunos de nosotros: más de 100 metros cuadrados para cada animal, camas biodegradables, se alimentan a base de forrajes verdes y copos de cereales y…  ¡vino! Además de disfrutar de hilo musical para su asegurar su bienestar. Sorprendido pregunto: “¿Y qué música les ponen?”, me contestan que música clásica. Menuda estampa los bichos con su batín burdeos, moviendo la copa de tinto cual sumiller mientras escuchan a Chopin, Tchaikovski o Schubert. ¡Qué vidorra!

Vayamos al grano. Como era de esperar la carta gira en torno a los productos que se crían y producen en su finca: wagyu y perdices. Nuestros platos tienen un protagonista y no es el ave gallinácea. Regamos la cena con un tinto ecológico de su propia bodega Garmendia, un tempranillo/garnacha de 2009 (Castilla León).

de santa rosalia bodega garmendia

Los aperitivos que nos llegan en primer lugar son dos piezas de morcilla de wagyu. Nos da por pensar que, al igual que el cerdo, de este buey también se aprovecha todo. Morcillas con arroz, cebolla y especias pero con un sabor diferente y un textura especial aportada por la sangre y grasa de este animal.

A continuación llegaron a la mesa un surtido de croquetas acompañadas de una suave salsa de ali-oli. Las primeras fueron croquetas de morcilla y por el hecho de repetirse no sorprendieron. En cambio las de croquetas de jamón de wagyu nos parecieron espectaculares, tan ricas que se nos hicieron a poco.

de santa rosalia, morcilla de wagyu, wagyu
Morcilla de wagyu y toque de ali-oli.
de santa rosalia, croquetas, wagyu
Surtido de croquetas

 La artillería pesada llegó con el arroz meloso de hongos y wagyu. Un ración bien generosa que contaba con dos buenos pedazos de carne y su jugo de asado además de una lámina de queso parmesano que coronaba el plato. No quedó ni un grano, del sabor os podéis hacer una idea solamente leyendo los ingredientes del mismo. Rico y contundente.

de santa rosalia, wagyu, alma botxera, almabotxera
Arroz meloso con hongos y wagyu.

La estrella de la cena era ella. La carne de wagyu es distinguida por su ternura y jugosidad, la aporta esa grasa infiltada que da aspecto de mármol a su carne. Que nadie se asuste pues esa grasa aporta omega 3, 6, 9 y todos los múltiplos del tres que tú quieras. Así que tranquilo, además de comer rico te estás curando en salud.

Aunque las hamburguesas de wagyu son lo más demandado en De Santa Rosalía, nosotros disfrutamos de uno de los cortes nobles del wagyu, en particular presa. El plato se presenta sin florituras, unas patatas fritas y pimientos. El protagonista es el bistec que, tal y como prometen, es mantequilla en la boca, tiernísimo y muy jugoso. Me gustó el punto de la carne, lo pedí poco hecho y así llegó, con su punto rojo y una etiqueta que lo confirmaba. Qué delito hubiera sido ‘degustarlo’ en modo zapatilla. De esas veces que la foto y unas palabras no le hacen justicia.

wagyu, de santa rosalia, finca santa rosalia, alma botxera
Corte noble de wagyu
wagyu, de santa rosalia, presa, alma botxera
Poco hecho, en su punto perfecto.

Antes de que me preguntéis si el postre también era de wagyu lo quiero desmentir categóricamente. En esta ocasión nos salíamos del guión para finalizar con un souffle de caramelo. Las guindas de esta cena fueron en esta ocasión moras y grosellas.

de santa rosalia, alma botxera, souffle de caramelo, postres
Souffle de caramelo

La cena en De Santa Rosalía fue más que satisfactoria. Insisto en que el foco de su cocina se centra en los bueyes wagyu, pero es que no puede ser de otro modo. Si por algo destaca este restaurante es por la particularidad de su carne, y no se desvían ni un centímetro. Dejan de lado los adornos y filigranas para presentar platos tradicionales en los que la diferencia debe estar en el sabor, textura y ternura de una carne a la que han llegado con esfuerzo y mucho mimo. Ese trabajo y esfuerzo, como todo, también se paga.

Precios:

  • Croquetas (ración de 10): 8 €
  • Arroz con hongos y wagyu: 13 €
  • Presa de wagyu: 22 €
  • Souffle de caramelo: 6 €

Restaurante De Santa Rosalía

calle Diputación 8, Bilbao.

Teléfono: 94 679 28 97

Web  |  Facebook  |  Twitter