#BOTXERS: María Mora de La Manducateca

Joven, emprendedora, exitosa… y madre, con todo lo que eso significa. María Mora es una economista a la que las circunstancias y el destino fueron dirigiendo a lo que es hoy. Pocos saben que hubo un tiempo en el que escribía unas líneas compartiendo sus experiencias gastronómicas, colaboró durante un tiempo en el blog Lo Que Coma Don Manuel de Igor Cubillo. Crítica y exigente convierten a ésta en una de las entrevistas con más valor gastronómico. Desde hace año y medio pilota el barco de La Manducateca y sienta cátedra en lo que a los quesos y cervezas artesanas se refiere. Nuestra nueva #botxer brinda atención personalizada, conocimientos, confianza y una sonrisa que engancha.


Un restaurante.

Ya se ha dicho por aquí, pero Kimtxu (calle Henao 17) me sigue pareciendo de lo mejorcito de todo Bilbao. Siempre sorprende. Y para lo bien que se come, tiene un precio de risa. Sin tanto glamour, pero no por ello con menos encanto, El restaurante chino León de Oro (calle Fernández del Campo 8) es también apuesta segura siempre que no te importe que las servilletas sean una caja de Kleenex y que el hipsterismo lo haya conquistado poco a poco… Algún día me atreveré con la ensalada de medusa.

Un plato.

Aquí barro para casa y para mis raíces alicantinas… Arroz. Pero del bien hecho (cosa que, no es por incordiar, pero en Bilbao no abunda). No valen paellas o “arroz con cosas” ni risottos con nata. Un arroz al horno con restos de cocido es lo mejor que te puedes comer un domingo. Y encima baratísimo si me lo hace mi madre, quien lo borda.

Un bar.

Bilbi mola mucho, el Bihotz en especial (cervezas, café, té…). Si encima tienes la suerte de que la cerveza te la sirve Dani, disfruta de la experiencia y la clase magistral cervecera… es otro rollo. Si somos más de vinos, el nuevo Ad-hoc Cascanueces (calle Heros 21) o Cork (calle Licenciado Poza 45) son otros imprescindibles de la lista.

Un pintxo.

Picadito de jamón y parmesano de El Globo (calle Diputación 8). Una pena que no sea un poco más grande. Se queda en un suspiro!

Una tienda de ropa.

Amelie (Alameda Urquijo 26) tiene unas marcas muy especiales y unos bolsos de volverte loca! También me gusta mucho el aire francés de Aparté en el Casco Viejo (calle Lotería 2). Para chico, las camisas de Belaza Gallery (plaza Arriquibar 5) son geniales.

Último concierto en directo.

Este año he estado un poco fuera del tema conciertos… Creo que el último fue Bruno Mars en Berlín, de chiripa. Estábamos allí de vacaciones, pasamos al lado del estadio donde era el concierto ese día y nos ofrecieron unas entradas de reventa. Cosas del destino. ¡Muy bueno, la verdad! Todo un espectáculo el tío.

En tus ‘playlist’ no faltan temas de…

Florence and the Machine, Mando Diao, The Killers, Zaz, Amy Winehouse, Goldfrapp… Alguna de Robbie Williams siempre debe haber, y algo de la BSO de Los Miserables tampoco sobra. Soy muy de musicales en general… no me fio del que no le gusten!

Un rincón de Bilbao o alrededores.

La zona de Zorrozaure, sobre todo los domingos por la mañana.

Qué echas en falta en Bilbao de otras ciudades.

Más que echar de menos “echo de más” alguna que otra cosa… Como que el 95% de los garitos nuevos de comer y beber que se han abierto en Bilbao de un tiempo a esta parte sean franquicias (o franquicias encubiertas, lo que es peor todavía…). Hemos ganado en turistas en los últimos años, pero hemos perdido en calidad en la hostelería bilbaína. Por echar en falta, echo en falta un restaurante coreano. Cuando me toque el euromillón, monto uno!!

Una recomendación para Alma Botxera.

Acercarse un domingo a tomar el vermú a la margen izquierda. Los champis del Bar Vizcaya bien merecen la visita…