El Perro Chico reabre sus puertas [fotos]

Esta tarde-noche ha sido un miércoles camuflado de jueves, digamos que las cañas se han liado un poco más de la cuenta. Todo comenzó con motivo de la reapertura de El Perro Chico, un restaurante de renombre durante muchos años que hace meses cerró sus puertas. Ayer dio el pistoletazo de salida a una nueva época de la mano de los dueños del colindante Bar Marzana, una tasca de antaño frecuentada por la juventud más o menos alternativa.

De esta forma El Perro Chico completa una zona que ya de por sí había dado síntomas más que evidentes de convertirse en una zona a tener muy en cuenta. En cuestión 100 metros a la redonda se han juntado un conglomerado de bares y restaurantes que merecen la pena: Bihotz, Dando La Brasa, Peso Neto y los propios Marzana y El Perro Chico.

Este post únicamente pretende daros a conocer su apertura y enseñaros las fotos que acompañan. Solamente he tomado un par de cañas y durante las mismas he podido confirmar que han mantenido los azulejos que con notable solera acompañaron al antiguo restaurante. En cambio sí que han modificado el color de las puertas, antes de color azul Bilbao y ahora de color gris. Una pequeña barra a la derecha y el resto mesas y sillas dispuestas para recibir a los primeros clientes. Ante mis preguntas me informan que ya disponen de una carta para el ‘pikoteo’ (arepas, pakoras, gyozas, foie, quesos y embutidos) aunque también dispondrán de platos para comer o cenar. Los bokatas y hamburguesas se lo dejan a Marzana. La carta de raciones la localizo, la otra no. La cocina tradicional vasca a la que acudían personalidades como Frank Gehry quedó atrás para dar lugar a modernidades, ricas también. Los tiempos cambian, renovarse o morir.

Otra de las diferencias es que ya SÍ se puede uno sentar en esos bordillos tan apetecibles del bar. Hoy lo son más si cabe pues le acompañan unos cojines a medida para que nuestros culos no sufran. Hemos estado un par de horas y nos marchamos de El Perro Chico habiendo entrado sin que hubiera nadie y dejándolo lleno. Misión cumplida. Algún ‘guiri’ aún llega buscando aquel restaurante de tan buena crítica, han llegado tarde.

El Perro Chico

Aretxaga 1, Bilbao La Vieja (ver mapa)

wpid-img_20150722_181417.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_201823.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_191541.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_191529.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_191340.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_201923.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_202413.jpg
Foto: almabotxera
wpid-img_20150722_191558.jpg
Foto: almabotxera