Domingo de ‘brunch’ en BRASS 27

Que somos animales de costumbres y también de modas es algo más que sabido por todos. Esta vez vengo a tratar una de estas modas que están tomando fuerza en los últimos tiempos, sobre todo en las grandes capitales. El ‘brunch’ ha llegado pisando fuerte también en Bilbao.

El ‘brunch’ es un término anglosajón que combina dos de las palabras que le dan sentido: Breakfast + Lunch = Brunch. Y es que no es más que un tentempié dominguero, un desayuno fuerte tras una noche de copas o simplemente porque nos da la real gana. Por las horas a las que se sirven se combinarán tanto alimentos dulces como salados.

Tenía ganas de probar la experiencia y aprovechando los días navideños nos acercamos junto con mis hermanos al BRASS en la calle Licenciado Poza 27. Es uno de los dos lugares donde sirven esta especialidad tanto sábados como domingos desde las 9:30 a las 13:30/14:00.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una sonriente camarera nos acompañó a nuestra mesa tras indicar que teníamos una reserva, imprescindible para asegurarte una mesa. La vajilla, cristalería y cubertería de estilo romántico y la característica decoración nórdica del bar hacían presagiar que sería un momento especial y muy cuqui.

wpid-img_20141228_120944.jpg

La chica nos explicó en qué consistiría el ‘brunch‘ del BRASS:

  • Café o infusión
  • Zumo de naranja o Zumo detox (fresa, arándanos y naranja)
  • Huevos fritos con bacon o huevos revueltos
  • Buffet libre dulce (tartas, bizcochos, bollería, yogures, tortitas, mermeladas…)
  • Buffet libre salado (Quichés, tortilla, sandwiches, fiambres y quesos)
  • Smoothie , limonada y té frío
  • Pan blanco y de centeno

Se nos hacía la boca agua a los cuatro y eso que aún no habíamos empezado. Lo peor de esta situación es que hay tantas cosas que te gustan que no sabes por dónde comenzar. Unos pedímos nuestro café con leche de rigor, otra un té y excepcionalmente, pero sin poner pega alguna, la cuarta escogió empezar con un cola-cao (¡gracias!).

wpid-img_20141228_121844.jpg

Mientras llegaban nuestros huevos fritos con bacon nos fuimos levantando para llenar nuestros platos. En el mostrador a modo de buffet dulce nos esperaban los panettone, una jugosa carrot cake tarta de zanahoria y el bizcocho de yogur. La bollería a cargo de unos minicroissants, tortitas con chocolate, yogures y un surtido de mermeladas al gusto.

wpid-img_20141228_123945.jpg

wpid-img_20150104_194938.jpg

El buffet salado estaba compuesto por quichés de tomate italiano o de salmón y una tortilla de patata. Jamón York, salchichón, salmón para acompañar con quesos brie y manchego. En un plato de tres pisos se disponían diferentes sandwiches entre los que especialmente triunfó el de pan de centeno con salmón, lechuga y queso.

wpid-img_20141228_124025.jpg

wpid-img_20141228_123956.jpg

El panorama prometía y los bocados fueron sucediéndose entre conversaciones y repetidos viajes al mostrador con una sonrisa dibujada en nuestros rostros. Ninguna como la que esbozamos al recibir nuestros huevos fritos con bacon. Y una vez más la eterna pregunta: – “Bacon ¿por qué eres tan bueno y malo a la vez? ¡¡Por qué!!”

wpid-img_20141228_122343.jpg

El ambiente me parece algo fundamental para completarlo todo y que sea una ocasión perfecta. Para ello nada mejor que acompañar este desayuno de buena música que acompañe este momento: Bon Iver, Mumford and Sons, Wilco… sonaban entre bocado y bocado de ese domingo. Aunque os cueste creerlo la atención de la camarera nos sorprendió gratamente. A cada frase le acompañó una sonrisa y eso es algo poco habitual en la hostelería en general y en el BRASS en particular. Muchos lo habéis mencionado en repetidas ocasiones. ¡Súbanle el sueldo a esa chiquilla!

También hay ‘cositas’ que harían que este ‘brunch’ mejorase de alguna manera. Las tortitas y el chocolate estaban frías, manteniéndolas calientes estarían espectaculares. Y por pedir… dulce de leche sería la caña. Un domingo sin un vermut es un domingo perdido, otros ‘brunch’ ofrecen una copita de cava o un Bloody Mary. Lo haría más chic, ya tendríais a todas las ‘fashion bloggers’ haciendo cola desde la noche anterior para hacer su ‘Desayuno con diamantes’ particular.

article-1371120-0D5AF3EC000005DC-96_634x486

El precio de este ‘brunch’ hace algunas semanas costaba 10 € por persona pero cuando nosotros los visitamos lo habían subido a 15 €. Desconozco el motivo, quiero pensar que la oferta de productos haya aumentado y no que hayan querido equiparar los precios a otro de los locales de renombre que ofrece este almuerzo de domingo. La ventaja de BRASS es que tiene buffet libre, el otro no.

wpid-img_20141228_130056.jpg

Que estos últimos apuntes no os corten el rollo, el brunch es un gran plan para disfrutar de un ‘desalmuerzo’. Está claro que por el precio que pagas podrías hacértelo en casa pero se trata de desayunar como un rey. Y que yo sepa los sus majestades no cocinan ¿no?

BRASS 27

Licenciado Poza 27, Indautxu (ver mapa)

www.brass27.com

BRASS 27 en Facebook