Una #Gastroexperiencia con estrellas Michelín

La semana pasada tuve la enorme fortuna de ser invitado a un evento anual llamado #Gastroexperiencia. Gure Sukalkintza es la personalidad que toman para las redes sociales los restaurantes Andra Mari, Aizian y Aretxondo. A ellos debo mostrar gratitud por poder disfrutar de esa noche. Eskerrik asko!

En barrio Elexalde de Galdakao se encuentra el restaurante Aretxondo donde se celebraría el evento. Llego cinco minutos antes de la hora fijada y para entonces prácticamente todos los invitados ya están presentes. Estaremos presentes ocho blogueros locales y dos afortunados (Ander y Ángel) que también disfrutarán de la #gastroexperiencia gracias a un sorteo que llevó a cabo la organización.

wpid-img_20141127_202610.jpg

A los blogueros Eneko Sukaldari, 27 The Black City, Because y Sweet and Sour ya los conocía pero por fin tengo la oportunidad de desvirtualizar a The Cook Rocker y conocer a Lonifasiko y Gastionomia.

Nos reciben Ricardo Asua, propietario de Aretxondo, y Josemi Olazabalaga al que felicitamos por su reciente y ansiada ‘Estrella Michelín para el Aizian. Un orgulloso Ricardo nos muestra en primer lugar un txoko inferior en el que se encuentra maquinaria vinícola de época y una bodega  con barriles, botellas y caldos con un valor incalculable.

wpid-img_20141127_205219.jpg

wpid-img_20141127_205741.jpg

Ya en el comedor nos esperan los tres chefs que nos harán disfrutar en esta experiencia gastronómica. Frente a ellos una mesa en forma de U dispuesta para que los invitados disfrutáramos de cada uno de los seis platos que se han incorporado en las cartas de otoño de los restaurantes.

wpid-img_20141127_210209.jpg

  • Sopa templada de ostras, algas y huevas de salmón

Guillermo Revillas (Aretxondo) es el encargado de dar el pistoletazo de salida. Lo hará con un producto de categoría: ostras templadas a las que acompañará en forma de sopa junto a algas wakame y huevas de salmón. Antes de dar la primera cucharada el olfato comunica al cerebro que tenemos delante un plato de mar. He de reconocer que era la segunda vez que probaba la ostras y su versión templada la toleré de mejor grado que en su estado crudo.

wpid-img_20141127_211400.jpg

 

  • Lasagna de morros de ternera y sepia con jugo de txipirones y aire de pikillos y pimentón

En este plato tuvimos la ocasión de disfrutar de uno de los platos de un cocinero con estrella Michelín,  Josemi Olazabalaga (Aizian). Sin darse ninguna importancia nos explico el laborioso proceso de este plato, la receta ocupaba toda la página del dossier que nos entregaron. Una lasagna compuesta por morros de tenera y haciendo las veces de pasta una realizada a base de sepia. Entre medias salsa bizkaina y otros detalles que no recuerdo. Le acompañaba un aro de cebolla morada de Zalla (cocina Slow Food) y un caldo con base de pimentón y piquillos.

wpid-img_20141127_212954.jpg

 

  • Estofado de bacalao y cebolla con espuma de patata

En mi opinión el mejor plato y con el que más disfruté fue el confeccionado por una chef galardonada con otra estrella Michelín, Zuriñe García de Andra Mari. Aún peleándose y preguntándonos a todos sobre la cantidad adecuada de naranja que debería acompañarle. Sin duda es un sabor muy presente pero destacaría además la jugosidad de los callos de bacalao que son la clave de este plato. Gocé mucho de esta propuesta.

wpid-img_20141127_214432.jpg

 

  • Molleja de ternera , crema de lima y caldo de cerveza negra

Y es que parecía que había sido mi madre quien había propuesto  la base de cada plato como venganza a mis pataletas infantiles. El caso es que tras las ostras, morros y callos Zuriñe proponía la molleja, otro de los productos que si veo en carta frunzo el ceño. Pero una vez más me equivoco y esta molleja se presenta muy solitaria en ese plato tan grande, una segunda no hubiera venido mal. La pincho, la corto, la doy un unte por esa salsa de miel y lima y me la meto a la boca. Jugosa, tierna y con un punto divertido al mezclarse las salsas reducidas con el toque dulce y ácido de cada ingrediente. “Amatxu, estaba muy rica”.

wpid-img_20141127_220005.jpg

 

  • Sorbete de café con milhojas de gransmith y crema de gatzatua

En cada plato iban saliendo dos voluntarios con el fin de emplatar cada propuesta, ésta de Josemi de nuevo. Este fue mi momento en el que junto a Ander, uno de los ganadores del sorteo, templamos nervios y cumplimos con nuestro cometido. No es por ponerse medallas pero la crema de gatzatua (cuajada) era la base de este primer postre. Ander fue posando sobre la crema un bloque de manzana y sobre ella una bola de sorbete de café realizado por los maestros heladeros Gelatti-Gelatti. Y coronando el postre rayadura de manzana gransmith. Para los amantes cafeteros un placer de postre multiplicado por el intenso sabor de todos los helados realizados por los de Santutxu. La combinación con la manzana y la crema fueron el remate. Goxo-goxoa.

wpid-img_20141127_221739.jpg

 

  • Pastel de praliné de avellana y espuma de whisky y helado de vainilla

Llegamos al último de los platos y el encargado de cerrar la velada fue el mismo que la comenzó, Guillermo. Una elegante tarta en el que domina el sabor a mazapán muy acorde a las fechas en las que entramos. Un conjunto de torres de espuma de whisky elevan el duomo de Aretxondo. Al postre le acompaña una de las versiones más clásicas para los helados, de vainilla.

wpid-img_20141127_223045.jpg

Toda la cena regada con vino de BAIGORRI, primero blanco fermentado en barrica y más tarde un tinto crianza que combinó de maravilla con cada plato.

Llegábamos al final con un café y un sorteo en el que mediante unos códigos QR se designaban nuevos ganadores para llevarse un delantal como un recuerdo de esta #gastroexperiencia. Los chefs más relajados comentaban con nosotros platos y eventos en los que estarán presentes en las próximas fechas. Los blogueros acabábamos de ponernos al día, estrechábamos lazos y echábamos risas mientras inmortalizábamos el momento.

final_07

Un placer haber podido disfrutar de esta experiencia gastronómica por lo que se lo agradezco a Gure Sukalkintza. Que hayan confiado en mi paladar es un honor y una responsabilidad que espero haber cumplido en la redacción de esta review. Por spuesto a los chefs por sus horas de trabajo en la cocina y en casa dándole al coco para sorprendernos. Por otro lado saludar y agradecer a todos esos compañeros de la blogosfera que me traten tan bien en cada evento en el que coincidimos.

¡Un gustazo! ¡Hasta la próxima!