Bilbao, muchas ciudades en una.

En la entrevista que me hicieron en el periódico que edita el ayuntamiento comentaba que “Bilbao tiene de todo. No tiene nada que envidiar a otras grandes ciudades del mundo”. Y es que además de disponer un poco de todo, lo hace en unas dimensiones más reducidas, más accesibles, más manejable.     
Bilbao experimentó la transición de una ciudad gris e industrial a una ciudad de servicios, más bonita, urbanizada a conciencia, con más color.  Y es que hemos evolucionado y somos una ciudad más abierta, más moderna, más cosmopolita.

Recuerdo cómo aluciné la primera vez visité una gran ciudad, Barcelona. Y con el tiempo fueron llegando Roma, París, Bruselas, Amsterdam, Londres, Berlín, Nueva York… y hace pocas semanas Buenos Aires. Las primeras veces todo te parece nuevo, lo último, lo más de lo más. Bilbao parecía quedarse atrás, más pequeño, más “pueblo”.

Con el tiempo mi opinión cambió. Bilbao tiene lo mejor de todas estas ciudad a menor escala, a tiro de piedra. Estamos a la altura de las grandes ciudades ¿Quién envidia el  caótico tráfico romano o las humeantes calles neoyorquinas? ¿Quién quiere vivir en una ciudad de 7.000.000 de habitantes? Eso no lo queremos. Lo que sí queremos es tener lo mejor de cada una ellas.

Y es que Bilbao no tiene nada que envidiar a todas esas ciudades:

No nos hace falta tener un cielo atestado de rascacielos como Nueva York. Nuestro skyline bilbaíno lo forman la torre Iberdrola, las Isozaki y la del BBVA… con estas es suficiente. A los bilbaínos nos gusta hablar del tiempo y queremos ver el cielo por muy cubierto que esté.  Tenemos nuestra propia Quinta Avenida, la Gran Vía es una zona de tiendas de moda y parte de ella es considerada la Milla de Oro con marcas de lujo: Louis Vuitton, Hugo Boss, Carolina Herrera… Si  lo que quieres es sentirte como una de esas mujeres de la serie “Sexo en Nueva York” puedes disfrutar de tu cupcake en Mami Lou en vez de esperar largas colas en Magnolia’s Bakery. Y qué tiene de mejor el Golden Gate de San Francisco en comparación a nuestro Puente de la Salve. Ambos son puentes y ambos son rojos ¿que es más largo? Minucias…

mami-lou_surtido-de-cupcakesjpg.jpg

empire   300px-Torreiberdrola2011

Recuerdo cómo me llamaron la atención los colosales aparcamientos de bicicletas en mi visita a Amsterdam. Veía misión imposible poder encontrar tu bici en aquel lugar. Para los holandeses la bici es su medio de transporte preferido: ecológico y barato. A pesar de nuestra orografía, hoy es el día en el que es frecuente ver ‘botxeros’ que se mueven de lado a lado en este vehículo. Puedes hacerte socio de Bilbon Bizi a través del Ayuntamiento en caso de darle a los pedales habitualmente. Si lo que buscas es algo más puntual desde hace unos meses puedes alquilar tu bicicleta en Tourné y circular a lo largo de la ría. Compra tu propia bici holandesa de segunda mano poniéndote en contacto con BeCiclos.

Amsterdam 329 

¿Y de Londres? Quién no la ha visitado y en su plan ha incluido la visita a sus mercadillos callejeros más famosos: Candem  Market, Portobello Road… Comprar antigüedades, ropa de segunda mano, artesanía y curiosidades es posible también en ‘el Botxo’ con nuestra edición mensual del Rastro de Dos de Mayo en Bilbao La Vieja. Esta zona se reivindica  como soporte para la actividad artística y cultural. Bilbao La Vieja es nuestro un SOHO bilbaíno al igual que elneoyorquino o londinense. Allí tienen su cuartel general talleres de diseños de moda como Trakabarraka, Cultto y Atakontu, galerias de arte y restaurantes. Si te han dado las 17:00 ha llegado la ‘hora del té’. Pásate por Tetería BAOBAB y cumple con esa costumbre tan ‘british’.

candem  dosdemayo

‘Oh, mon dieu’. Visitar París, pasear por las calles bajo un paraguas y refugiarte en cualquier cafetería puede ser un buen plan. Bilbao dispone de buenas cafeterías pero tenemos el ‘art decó’ del histórico Café Boulevard (ahora llamado Café El Gran Mercante) para tomar un buen café a precios más asequibles que los 6 eurazos que se te clavarán como un puñal en la espalda. Puedes acompañar ese ‘cafe au lait’ con unos dulces parisinos: les macarons. En la confitería Martína de Zuricalday podrás adquirir este pastelito colorido y tradicional francés.

boulebard 2 (2)-1  macarons

carloscastilloLos italianos son el estereotipo de ciudadano elegante, siempre a la última en cuanto a la moda se refiere. Como ejemplo, Milán y su Via de la Spiga. Pero cuidado, los bilbainos no vamos a la zaga. La elegancia bilbaína, el chic, no nos lo quita nadie. Ese toque personal, esa forma de llevar puesto el choto y de blandir el paraguas, ese porte anglosajón al andar bajo la lluvia. Tal vez haya un gen del buen gusto y la elegancia. Sin duda, ese gen debe de estar en el genoma bilbaíno. Sin ir más lejos, un bilbaíno fue elegido uno de los 25 más elegantes del mundo por el famoso blogger Scott Schumann de The Sartorialist (la biblia de la moda). Hablamos de Carlos Castillo, propietario de la elegante tienda MAN 1924 de la calle Ercilla. Lander Urquijo, Cardenal… son otras sastrerías honorables de la villa. 

Hermann Thate ya se encargó hace años de acercarnos lo mejor de Alemania. De su obrador a los pies de la amatxu de Begoña salen cada día sus salchichas con dirección al restaurante Ein Prosit y charcutería La Moderna. Refresca tu gaznate con sus Paulaner de trigo de medio litro. Es probable que quieras que una mesonera rubia de trenzas te sirva una jarra de litro de cerveza en la fiesta folk por antonomasia de la región de Baviera, el Oktoberfest. En Bilbao tenemos también nuestra propia fiesta folk, la llamamos Santo Tomás. Aquí Agurtzane, Miren y Karmele te están preparando  con sus propias manos el talo que te zamparás con txorizo, morcilla o panceta. Cambia la cerveza por la ‘sagardo’ o el bizkaiko txakolina y déjate llevar.

oktoberfest  Santo Tomás 2010

Como muchas grandes ciudades tenemos un oferta cultural amplísima. Las obras del Teatro Arriaga y Euskalduna, las exposiciones temporales del Museo de Bellas Artes y un festival de música que es un referente. El Bilbao BBK Live ha conseguido que en el mes de julio cientos de miles de personas suban a Kobetamendi a disfrutar de grandes de la música como Radiohead, R.E.M, Coldplay, Depeche Mode, Metallica, The Police… bandas que antes ni se planteaban pasar por aquí.

En deportes se vislumbra un estadio de fútbol cinco estrellas y desde hace años disponemos de un pabellón de deportes de Miribilla que es una chulada. Proximamente será una de las sedes en el Mundial de España de Baloncesto 2014.

nuevo-sanmames-160913  OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Al bilbaíno ahora no le sorprende ver grupos de turistas franceses, ingleses o japoneses paseando por las Siete Calles con su cámara preparada para sacar fotos a cada detalle. En la hostelería también hemos evolucionado. Antes los bares presentaban sus pintxos clásicos (la gilda, la tortilla, el bocadillito de jamón). Ahora las barras de pintxos son cocinas en miniatura, obras de arte y de sabores. Ya nada tenemos que envidiar a los pintxos donostiarras.

1317205170_1 pintxos-bilbao

 Y no, no penséis que me he olvidado de ‘eso’. Una gran ciudad tiene que tener un monumento que sea el gran atractivo de la ciudad, un icono, un emblema. El Guggenheim es la obra arquitectónica que ha generado ese ‘efecto Bilbao’ que ahora tratan de imitar tantas y tantas ciudades. Por este museo cientos de miles de personas de desplazan a nuestra ciudad. Al igual que lo consiguen el BigBen, la torre Eiffel, el Empire State Building, el Coliseo romano… para otras ciudades. Nuestro Museo Guggenheim es un factor imprescindible para nosotros.

guge_11

Como veis, aquí una pequeña muestra de que Bilbao es muchas ciudades en una sola. Porque, como todo sabéis, Bilbao es muy grande.