Fernando Botero, volumen y color.

No me considero para nada un experto ni un entendido en arte pero sí que me gusta visitar y apreciar exposiciones curiosas o museos importantes del mundo como el MOMA de Nueva York,  el George Pompidou de París, Pergamo de Berlín o nuestro bilbainito Guggenheim. Hace unas semanas tuve una nueva oportunidad y no la desaproveché.

Desde el mes de octubre y hasta el 20 de enero se puede visitar en el Museo de Bellas Artes de Bilbao la mayor exposición de cuadros de Fernando Botero. Ochenta son las obras que componen la exposición Fernando Botero. Celebración y que fue visitada por más de 250.000 personas en México.

Como decía, no hace falta ser un experto en arte, ni tan siquiera tener unas nociones mínimas para apreciarlo y disfrutarlo. Si por algo destaca el estilo del colombiano es por sus figuras característicamente voluminosas y mucho colorido. El resto varía en función de la escena.

La exposición comienza con los años de formación de Botero, para dar paso a tres salas dedicadas a Latinoamérica, uno de los núcleos temáticos más importantes de su producción. Le siguen representaciones religiosas y de personajes del clero, tratados con sentido del humor. Después, aparece el mundo del circo, las versiones y los retratos de maestros de la historia del arte, que Botero homenajea con admiración, y el tríptico de Abu Ghraib, que pertenece a la serie que el maestro dedicó a los terribles acontecimientos sucedidos en esa prisión iraquí. Tras esta denuncia, se presentan pinturas sobre la tauromaquia, otra de las pasiones de Botero, que preceden a la última sala, dedicada al género de la naturaleza muerta.

 

Además de los 79 cuadros de la exposición que puedes ver en la sala BBK del Museo Bellas Artes, puedes ver la escultura de un voluminoso caballo en bronce (Caballo con bridas) al pasear por laGran Vía a la altura de la Diputación.

Precio de entrada al museo: miércoles gratis / general 6 € / estudiantes 4,50 €

Tiempo estimado de visita: 30 minutos aprox.