Bar Irrintzi, pintxos & friends

Sólo espero no babear el teclado mientras escribo este post. Paso a presentaros mi lugar favorito para comer pintxos en Bilbao:  Bar Irrintzi, en la calle Santa María del Casco Viejo.

250495_209730812399117_2998386_n.jpg

Los pintxos han evolucionado mucho en estos últimos años. Atrás quedaron aquellos tradicionales pintxos de Bilbao: el de tortilla,  el bocadillo de bonito, la gilda… éstos nada tienen que desmerecer pero el panorama ha cambiado. Los pintxos han pasado a ser “cocina en miniatura”. No sólo se trata de calmar el hambre, se busca sabor, olor, creatividad, presentación y vistosidad.

El Bar Irrintzi es un ejemplo de todo lo anterior. Entrar a un bar y encontrarte una barra tan surtida y con tanta variedad de pintxos es una maravilla y una tentación. A partir del momento en que coges posiciones en barra y con un plato en la mano comienza el gran dilema: ” ¿qué pintxo elijo?” “¡quiero el mejor!” “¿y si me equivoco?”. En el Irrintzi es muy muy probable que aciertes. Esta barra es un festival de colores, olores y sabores. Un museo del pintxo.

Creo firmemente que sería un gran embajador del Irrintzi y por eso creo que debería recomendaros algunos de mis favoritos: kebab de canguro, crêpe de bacalao con brandada de pimientos rojos, croqueta de txipiron en su tinta, queso Idiazabal con membrillo y nueces. También podréis encontrar un curioso MiniHotDog con biberones de varias salsas, dulce de tomate, pera y foie, ancas de rana, crujiente de manzana y confit de pato,… ¡y mucho más!

img_20120423_233424.jpg img_20120423_234739.jpg

Si lo visitas a media mañana no deberías dejar de probar cualquiera de las tartas que verás en sus vitrinas: tarta de queso, de chocolate, de arroz,… Personalmente he probado la de chocolate y es brutal. Compartir una porción para dos personas será lo mejor. A estas horas también suelen tener sandwiches y tortillas variadas.

No nos quedamos unicamente con la variada oferta de pintxos. Este bar no se queda ahí. Hay algo más que hace que el Irrintzi sea especial (al menos para mí) y es el ambiente que allí se vive. De hecho ya lo dice unos de sus lemas “Pintxos & friends” y “Pintxos & Soul”. Es un ambiente joven, de amigos que se reunen sobre todo en las tardes de jueves y viernes para disfrutar del famoso pintxo-pote. Los sábados y domingos las visitas de los bilbaínos son permanentes, al mediodía y de noche.

El local es uno de sus puntos fuertes y creo que ayuda al éxito. Una decoración colorida en la que predomina el color verde lima y un mural repleto de iconos curiosos y alegres que nos ayudan a entender el  moderneo que se respira. Si estás atento seguramente también puedas ver las últimas tendencias en moda. Aprovecha la visita.

El precio de las consumiciones y los pintxos son más que razonables en comparación a los de otras zonas de Bilbao, sobre todo si cruzamos el puente del Arenal.

Mal no le ha debido de ir al Bar Irrintzi cuando poco a poco está montando un auténtico imperio en el Casco Viejo: hace pocas semanas se encendieron los fongones del Hatari Urban Kitchen & Bar en la calle Jardínes para acompañar también al Bar Erreka de la Plaza Nueva. En próximos post hablaremos de ellos.

Uffff, no puedo evitarlo. Hablar de tanta comida ha provocado que mi estómago ruja como nunca. Cerramos este artículo urgentemente y seguro que cualquier tarde nos vemos en el Irrintzi.

Calle Santa María 8, Casco Viejo (ver mapa)

Facebook:  Bar Irrintzi – Bilbao

www.irrintzi.es